Presidiario recibe 37 años de confinamiento solitario por actualizar su perfil en Facebook

Por Kira Lerner / Think Progress

Traducido por @dacha1953 para Periodismo Alternativo

Casi 400 presos en Carolina del Sur han sido transferidos a régimen de aislamiento debido al uso de sus redes sociales; en abierta violación a sus derechos estipulados por el Departamento de Prisiones.

Un grupo de activistas pro defensa de los derechos digitales descubrió, a través de una información pública, que los funcionarios de prisiones han presentado más de 400 acciones disciplinarias contra de privados de libertad que utilizaron teléfonos celulares para acceder a Facebook, o que dieron su información de su cuenta personal a amigos o familiares para actualizar sus cuentas

Desde 2012, el Departamento Correccional de Carolina del Sur determinó el uso de redes sociales como una ofensa de Nivel 1, penada con reclusión solitaria y/o la eliminación de privilegios como el acceso telefónico o las visitas. Cada vez que un preso accede a Facebook se cuenta como una violación de Nivel 1; la cual conduce a castigos excesivos como el aislamiento durante años.

Por ejemplo, si un recluso en Carolina del Sur causa un alboroto, toma tres rehenes, los asesina, roba sus ropas y luego escapa, podría terminar con un castigo menor al nivel 1, inferior a delitos por actualizar su perfil en Facebook. Al clasificar las “violaciones” referidas a medios sociales como de nivel 1, se están enviando tantos reclusos a confinamiento solitario que las cárceles del estado se quedan sin espacio en sus instalaciones de confinamiento.

Estos son algunos de los reclusos castigados más severamente por uso de los medios sociales:

En octubre de 2013, Tyheem Henry recibió 13.680 días (37,5 años) en detención disciplinaria y perdió 27.360 días (74 años) sin acceso a comunicación por teléfono, visitas, y privilegios en comedores, a cambio de 69 días de buen comportamiento, todo por los 38 mensajes que envió por Facebook.

En junio de 2014, Walter Brown recibió 12.600 días (34,5 años) en detención disciplinaria y perdió 25.200 días (69 años) de comunicación vía telefónica, visitas, y privilegios en comedores, solamente intercambiables por 875 días (2,4 años) de buen solamente por 35 posts en Facebook .

En mayo de 2014, Jonathan McClain recibió 9.000 días (24,6 años) en detención disciplinaria y perdió 18 mil días (49 años) sin teléfono, visitas, y privilegios en comedores, más 30 días de buen comportamiento, y todo por apenas 25 mensajes que envió a través de Facebook.

Facebook también ha ayudado a censurar el derecho a la intimidad de los internos. En respuesta a las peticiones de los funcionarios estatales, Facebook ha suspendido los perfiles de los internos por violar los términos de servicio que permiten a los usuarios compartir información de sus cuentas con terceros.

De acuerdo con el informe, Facebook también está cumpliendo con las peticiones del Sistema Penitenciario de suspender los perfiles a pesar de no haber violado los términos de servicio, proporcionando las contraseñas de los reclusos.

En todo EEUU, es común que las cárceles utilicen la incomunicación para castigar a los presos por delitos no violentos, entre ellos gritar obscenidades y desobedecer órdenes. Pero el aislamiento de los reclusos se asocia con graves efectos psicológicos, incluso después de sólo unos pocos días, que van desde alucinaciones y paranoia extrema hasta trastornos producido por estrés postraumático persistente e irritabilidad.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: