Sanando con vitamina C liposomal hecha en casa

Por Gabriela Segura, M.D. / Sott.net

De hecho, incluso cuando no hay un solo síntoma, una persona puede encontrarse en un estado de deficiencia de vitamina C más peligroso que el propio escorbuto. Cuando tal condición no se detecta y continúa sin corregirse, los dientes y los huesos se dañarán, y lo que puede ser aún más grave, el flujo sanguíneo se debilitará hasta el punto en que ya no puede resistir o combatir las infecciones que no se curan tan fácilmente como el escorbuto“. -Food and Life Yearbook 1939, Departamento de Agricultura de EE. UU.

La vitamina C ha sido uno de los suplementos favoritos desde antaño y por muy buenas razones. No hace mucho tiempo recuperó su popularidad como protector del ADN contra el daño de radicales libres en trabajadores con exposición a radiación severa en la planta nuclear de Fukushima. Aquellos trabajadores que se suplementaron con vitamina C, no tuvieron cambios significativos en su ADN. 

La vitamina C también ayuda a fabricar colágeno, vital para la salud de todos nuestros tejidos y la reparación de vasos sanguíneos, dientes, articulaciones y huesos. También contribuye a la normalización de la tensión arterial, a detener la progresión de enfermedades degenerativas y prevenir el envejecimiento prematuro. Es vital para que nuestro sistema inmunológico pueda combatir virus, bacterias y otros microbios. La vitamina C también es importante en la síntesis de neurotransmisores cruciales para un buen estado de ánimo, como lo es la serotonina. 

Vitamina C en megadosis 

El ganador del Premio Nobel, Linus Pauling, y el Dr. Irwin Stone han ayudado a promover el concepto de medicina ortomolecular que utiliza la terapia con vitamina C en megadosis – vitamina C en dosis más altas que las requeridas para las funciones celulares normales. Cuando se toma en dosis muy altas (10 o 100 gramos o más por día, dependiendo de los requerimientos y la enfermedad de la persona), la vitamina C combate enfermedades graves. Por ejemplo, cuando nuestro cuerpo es desafiado por cáncer, resfriados, toxicidad o enfermedades, estamos abrumados con la producción de radicales libres. Esto es cuando aumentan nuestros requerimientos de vitamina C. 

La medicina convencional permanece en la oscuridad cuando se trata del conocimiento sobre la vitamina C a pesar de los efectos milagrosos que ha tenido en las personas cuyo pronóstico fue fatal. La vitamina C o el ácido ascórbico es algo que desea tener en su gabinete médico, ya que puede sacarle de un apuro muy grave. La vitamina C también es excelente para el apoyo suprarrenal durante momentos muy estresantes o cuando nos sentimos extremadamente fatigados. Vea “Medicina ortomolecular: vitamina C” y el resumen de Alfonso Fernández de Cáncer Integral “Vitamina C a altas dosis contra el cáncer I: historia, estudios y mecanismo de acción” para una revisión histórica de los efectos milagrosos de la vitamina C en enfermedades como encefalopatías virales, mononucleosis, gripe, meningitis, cáncer, etc. 

Como un potente antioxidante soluble en agua que no somos capaces de sintetizar en nuestros cuerpos, es posible que desee tomar 1 cucharadita rasa (4 gramos) por día con fines de desintoxicación. Durante momentos estresantes (emocionales o de enfermedad) se requieren más dosis, especialmente cuando está comiendo una dieta rica en carbohidratos. 

La vitamina C y el azúcar usan la misma puerta de entrada para acceder a nuestras células y cuando hay poco o nada de azúcar, un mayor porcentaje de vitamina C ingresa a las células, lo que hace que nuestros requerimientos de vitamina C se reduzcan. Esta es la razón por la cual nuestra necesidad de vitamina C desciende hasta el punto en que la mayoría de la gente tuvo que minimizarla o incluso eliminarla en una dieta cetogénica: una dieta basada en alimentos y grasas animales. Y dado que la mayoría de los animales producen su propia vitamina C, es posible obtener suficiente vitamina C en una dieta cetogénica sin alimentos vegetales al comer las partes apropiadas del animal: los órganos. 

Tenga en cuenta que la dosis de vitamina C se debe aumentar gradualmente, y lo mismo es cierto a la hora de suspenderla, para que nuestros cuerpos se ajusten al cambio. Ir despacio también previene las reacciones de Herxheimer que aparecen cuando comienza la desintoxicación. Una reacción de Herxheimer es una excreción de toxinas de microbios moribundos (por ejemplo cuando hay sobrecrecimiento de levaduras en el intestino), a veces llamada reacción de “muerte”. 

Algunos dicen que las mujeres embarazadas no deben exceder los 4 gramos de vitamina C por día porque puede inducir el aborto, aunque los primeros pioneros en la vitamina C han usado megadosis para el beneficio tanto de la madre como del bebé en caso de enfermedad. 

La megadosis de vitamina C puede causar diarrea ya que el exceso de vitamina C que no se absorbe y que el cuerpo no puede asimilar se elimina por las heces. Sin embargo, cuando estamos enfermos, nuestra tolerancia a la vitamina C aumenta significativamente. Es decir, no tendremos diarrea sino hasta que nuestros cuerpos se hayan saciado de la suficiente vitamina C para combatir un proceso patológico. En caso de enfermedad, puede aumentar gradualmente la vitamina C de 2 a 4 gramos cada hora hasta que le suene la tripa o tenga heces blandas. Esto es lo que se conoce como dosis de titulación de vitamina C. 

La vitamina C más barata es el ácido ascórbico, que puede obtenerse a granel, aunque existen otras formas de alta calidad y versiones alcalinas y mejor absorbidas, como el ascorbato de sodio. Si el ácido ascórbico le da acidez, añádale un poco de stevia, xilitol o un poco de bicarbonato de sodio para eliminar la acidez. Por lo general, los grandes pioneros prefirieron el ácido ascórbico porque éste no inhibe la acidez del estómago – importante para neutralizar microbios y digerir la comida. 

Para aquellos preocupados de que la vitamina C aumentará sus niveles de azúcar en la sangre, bueno, parece que no, incluso a dosis de 2 gramos cada 3 horas. 

Desafortunadamente, con tantas reglamentaciones médicas y protocolos de medicamentos, los efectos curativos de la vitamina C han permanecido en la oscuridad. A pesar de esto, continúa ayudando a muchas personas en todo el mundo y está comenzando a recuperar popularidad en condiciones en las que ninguna droga ha hecho una diferencia como lo hace la vitamina C. 

Hoy en día existe la opción de sustituir la terapia de vitamina C intravenosa (IV) en megadosis cuando se utiliza vitamina C liposomal que puede tomarse por vía oral y hacerse en casa. Si está interesado en obtener los beneficios de la vitamina C IV en megadosis desde la comodidad de su hogar, ¡no se pierda esta información relevante! 

Vitamina C liposomal 

Un liposoma es como una bolsa que transporta una sustancia a su cuerpo y sus células. Es increíblemente efectivo en esta tarea ya que está hecho de grasa. Da la casualidad que es el mismo tipo de grasa que compone las membranas celulares, lo que hace que el trabajo de cruzar esta barrera sea mucho más fácil. Además, los liposomas son muy pequeños y de esa manera, pueden atravesar cada pequeña grieta de nuestras barreras celulares. 

Para lograr una dosis efectiva de megadosis de vitamina C, por ejemplo, para matar las células cancerosas, debe alcanzar un nivel de vitamina C en sangre de alrededor de 250-350 mg/dl. Una persona promedio generalmente tendrá alrededor de 1 mg/dl con una dieta bastante decente. Después de administrar entre 25 y 50 gramos de vitamina C intravenosa en aproximadamente un período de 90 minutos, el nivel en sangre está en el rango de 200 a 300 mg/dl. 

Los estudios dicen que 6 g de vitamina C liposomal por vía oral es el equivalente de 50 gramos de vitamina C intravenosa. 

Para hacer la vitamina C liposomal, necesita un limpiador de joyas ultrasónico como el de la imagen. Solo escriba en amazon.com u otra tienda de su conveniencia y vea qué tamaño es el más práctico para usted. 

Luego necesitará lecitina de girasol o lecitina de soja libre de hexano sin productos genéticamente modificados, y la vitamina C, preferiblemente como ascorbato de sodio que es la versión alcalina de la vitamina C. 

Receta 

3 cucharadas rasas de lecitina. 
1 cucharada rasa de ascorbato de sodio. 

Disuelva la lecitina en 1 taza (240cc) de agua tibia o fría, preferiblemente destilada. Déjalo en remojo durante un par de horas más o menos. Es preferible usar agua tibia (¡no caliente!). 

Disuelva el ascorbato de sodio en 1/2 taza de agua tibia, preferiblemente destilada. 

Vierta ambas soluciones juntas en el limpiador ultrasónico y mezcle por alrededor de 20 a 25 minutos. 

Esta receta proporciona 12 gramos (12000 mg) de vitamina C con una eficacia de encapsulación liposómica de aproximadamente 70% – 90%. Se mantendrá a temperatura ambiente durante aproximadamente 3 a 4 días y si se refrigerará, se mantendrá durante más tiempo. 

Recuerde que 6 gramos de vitamina C liposomal equivalen a 50 gramos de vitamina C intravenosa. Por lo tanto, puede tomar la mitad de la solución durante el día durante uno o dos días en caso de enfermedad. Sin embargo, reduzca la dosis a lo largo de algunos días para que el cuerpo no perciba ningún déficit artificial drástico. 

Probablemente tendrá que aumentar la dosis ya que ésta versión es solo una aproximación imperfecta. Si hay un exceso de vitamina C, tendrá diarrea. 

La dosis de carga de vitamina C liposomal es de 2 gramos tres veces al día durante varios meses. La dosis de mantenimiento, 1 gramo dos veces al día, aumentando las dosis y cantidades cuando sea necesario. 

La receta producirá 12 oz, que es equivalente a 360 ml. Si hay 12 gramos por cada 360 ml y está buscando una dosis de carga de 2 gramos tres veces al día, eso sería 4 cucharadas tres veces al día. Recuerde que esto solo es una aproximación y realmente se necesitará más cantidades para aproximar a la tasa de encapsulación liposomal del 100%. 

También utilicé 3 cucharadas de ascorbato de sodio con buenos resultados de absorción. Tres cucharadas en vez de una cucharada como se indica en la receta anterior producirán alrededor de 16 gramos de vitamina C por taza. La absorción de la variedad liposomal es aproximadamente 5 veces la absorción de la vitamina C no liposomal, por lo que es de aproximadamente el equivalente de 80 gramos efectivos (terapia IV). ¡Esa es una dosis muy alta! Sin embargo, tendrá que tomar esa taza durante el día, dudo que tolere beber toda la receta en un golpe sin tener diarrea. 

A lo largo de los años, numerosas personas han reportado resultados excelentes con esta simple receta, incluyendo remisión del cáncer junto a otras medidas complementarias. 

Una nota de precaución 

Aquellos con sobrecarga de hierro (solicite a su médico los marcadores de ferritina, transferrina, TIBC y hierro en los análisis de sangre) deben tener en cuenta que la vitamina C aumenta la absorción de hierro en el cuerpo, especialmente en el corazón, donde puede causar insuficiencia cardíaca, palpitaciones y otros. Los niveles de ferritina deben ser idealmente inferiores a 80 y la saturación de transferrina debe ser inferior al 40%. Si está por encima de esos niveles, es posible que desee donar un poco de sangre o consultar un profesional.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: