¿Se ha preguntado alguna vez cómo es un Colapso Económico en cadena?

Por EIRNS

loading...

Visto en: Mente Alternativa

Europa, de hecho, está viendo una Nueva Edad Oscura a sus puertas, y Estados Unidos no está muy lejos. Es una Nueva Edad Oscura desencadenada por la escasez de energía autoimpuesta que resulta de la política de sanciones contra Rusia, pero causada por el compromiso permanente del establishment financiero con una política maltusiana de desindustrialización global y despoblación masiva. No es de extrañar, pues, que China, Rusia y la mayor parte del sector en desarrollo se nieguen a hundirse con el barco que se hunde, incluida su política de guerras geopolíticas y silenciamiento sangriento de las voces de la oposición.

En un artículo publicado el 23 de enero de 2008, a las 48 horas del estallido del lunes negro en los mercados bursátiles internacionales, y de la decisión de pánico de Londres y Washington de rescatar la burbuja especulativa mundial con dinero falso, Lyndon LaRouche advirtió severamente:

“Si no se adoptan los tipos de reformas de emergencia de Estados Unidos que he prescrito, se aseguraría ahora una forma de reacción en cadena de colapso hiperinflacionario global, que amenazaría con llevar a la totalidad de nuestro planeta a una nueva y prolongada era oscura”.

El consejo de Lyndon LaRouche no se siguió. En su lugar, se desencadenó la flexibilización cuantitativa, y desde entonces se han emitido unos 30 billones de dólares en papel sin valor para tratar de rescatar la burbuja, que pasó de unos 1,6 cuatrillones de dólares en 2008 a casi 2 cuatrillones en la actualidad.

Y ahora estamos en la agonía del estallido en cadena del que advirtió LaRouche, combinando la hiperinflación con el colapso físico-económico que dejará a las naciones y a sus gentes como restos a su paso.

Hay que decir que cada vez se reconoce más que una crisis de ruptura está de hecho en marcha, pero no qué hacer al respecto. Sólo hay que ver algunos comentarios destacados de las últimas 24 horas:

“(Una) catástrofe económica (está) a sólo un mes de distancia” -la portavoz de la Oficina del Gabinete de los Demócratas Liberales del Reino Unido, Christine Jardine.

Europa occidental se encamina hacia un “colapso energético”: el ministro de Asuntos Exteriores de Hungría, Peter Szijjarto.

“Los próximos 5 a 10 inviernos serán terribles si no se hace nada” -el ministro de Energía belga, Tinne Van der Straeten.

Sin combustibles fósiles, “la civilización se desmoronará”-Elon Musk.

La inflación en el Reino Unido se disparará a más del 22% el próximo año-Goldman Sachs.

Europa, de hecho, está viendo una Nueva Edad Oscura a sus puertas, y Estados Unidos no está muy lejos. Es una Nueva Edad Oscura desencadenada por la escasez de energía autoimpuesta que resulta de la política de sanciones contra Rusia, pero causada por el compromiso permanente del establishment financiero con una política maltusiana de desindustrialización global y despoblación masiva.

No es de extrañar, pues, que China, Rusia y la mayor parte del sector en desarrollo se nieguen a hundirse con el barco que se hunde, incluida su política de guerras geopolíticas y silenciamiento sangriento de las voces de la oposición.

Queda poco tiempo para hacer caso a las advertencias y consejos políticos de Lyndon LaRouche, pero es suficiente si nos ponemos a ello. Lo que sigue es la introducción completa de LaRouche al mencionado artículo de 2008, publicado en el número del 1 de febrero de 2008 de Executive Intelligence Review, “¡La hiperinflación está aquí! Este colapso económico”

“La insensata decisión de Estados Unidos, durante la semana pasada, de lanzar un paquete de “estímulo” para la economía estadounidense, ha comprometido a Estados Unidos a su actual entrada en una nueva trayectoria: la de una crisis-ruptura económica hiperinflacionaria. Se trata de una crisis cuyos efectos, a menos que se reviertan muy pronto mediante las medidas que he especificado recientemente, se irradiarían sin duda a nivel mundial, llevando casi con seguridad a todo el planeta, en breve, a una “nueva edad oscura” comparable a la desencadenada por las empresas bancarias lombardas del sistema veneciano medieval del siglo XIV, como la tristemente célebre Casa de Bardi. Yo había expresado el temor, en varias ocasiones públicas desde los acontecimientos de 1968, de que los cambios en las políticas económicas, monetarias y financieras de Estados Unidos y de otras naciones lanzados, sucesivamente, por la combinación de la cancelación del sistema monetario de tipo de cambio fijo de Bretton Woods por parte de la Administración Nixon, y el naufragio de la economía física de Estados Unidos por la aplicación de las políticas de la Comisión Trilateral Rockefeller-Brzezinski por parte de la Administración Carter, debían, si no se invertían, conducir, en última instancia, no sólo al establecimiento de políticas fascistas dentro de Estados Unidos, como exactamente este resultado ha estado en progreso alrededor de Shultz, Rohatyn, Bloomberg, y Schwarzenegger, pero, también, en un colapso-crisis general no sólo de la economía de los EE.UU., pero la economía del mundo en su conjunto.

“Durante las últimas dos semanas, tanto los EE.UU. como el Reino Unido entraron en una forma general e hiperinflacionaria de crisis de quiebre económico general, en un período de una forma hiperinflacionaria de estímulo monetario comparable a la de la Alemania de Weimar de 1923. A menos que se detenga esta tendencia actualmente en curso en el diseño de políticas en proceso, no hay parte del mundo que no sea pronto barrida por los efectos mundiales de una forma de crisis de ruptura global comparable a la del siglo XIV de Europa.

“Esta amenaza podría detenerse, incluso ahora; pero si no se adoptan los tipos de reformas de emergencia de Estados Unidos que he prescrito, se aseguraría ahora una forma de reacción en cadena de colapso hiperinflacionario global, que amenazaría con llevar a la totalidad de nuestro planeta a una nueva y prolongada edad oscura. Tales son, por ejemplo, las únicas cuestiones realmente importantes que debe considerar la actual campaña presidencial estadounidense previa a las elecciones. Todas las demás preocupaciones son casi irrelevantes”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: