Según analistas, el cierre de Shanghái por Covid-19 costará a la economía china 29.000 millones de dólares

Por Dorothy Li:
Casi el 7 por ciento de las pérdidas se derivarían de los efectos indirectos en otras ciudades, dijo Zheng Michael Song, profesor de economía de la Universidad China de Hong Kong.

loading...

El coste podría alcanzar los 295,000 millones de yuanes (63,000 millones de dólares), o el 3.1% del PIB, si una décima parte de las ciudades chinas estuviera bajo confinamiento durante dos semanas, dijo Song en un artículo reciente.

Song, junto con otros cuatro investigadores económicos de Estados Unidos, Hong Kong y China continental, utilizaron datos de flujo de camiones entre ciudades a partir de la localización en tiempo real de 1.8 millones de camiones para medir el impacto económico de los cierres en China.

La investigación se realizó en medio de la preocupación de que el cierre de Shanghai, centro financiero de China y sede del mayor puerto de contenedores del mundo, pudiera perturbar aún más las actividades económicas en la ciudad costera y fuera de ella. La mitad de Shanghai comenzó un cierre de cuatro días el 28 de marzo, y las restricciones se trasladarán a la otra mitad durante cuatro días a partir del viernes.

Las amplias medidas, en dos fases, debían permitir a los trabajadores sanitarios completar al menos dos rondas de exámenes masivos de los 26 millones de residentes de la ciudad en un intento de contener el aumento de las infecciones en el marco de la estrategia para el COVID-19 de tolerancia cero del régimen.

Las restricciones prohibieron el acceso a las calles a los vehículos no autorizados, cerraron el transporte público y obligaron a millones de residentes a quedarse en casa. Las empresas, por su parte, están autorizadas a seguir operando, con un número limitado de trabajadores que permanecen dentro de un “sistema de circuito cerrado”, que los separa del público en general mientras dure el confinamiento. Muchos banqueros, comerciantes y otro personal clave de las empresas se están alojando en sus oficinas.

El fabricante de chips Semiconductor Manufacturing International Corporation dijo que sus fábricas en Shanghai seguían abiertas para producir como de costumbre, según reportaron los medios de comunicación estatales el 28 de marzo. Tesla, por su parte, habría suspendido la producción durante cuatro días el lunes, según Reuters, citando a personas familiarizadas con el asunto.

Estimación mínima

El cierre escalonado de Shanghai supuso un giro de 180 grados para las autoridades de la ciudad. La ciudad había sido considerada anteriormente como un modelo para frenar los brotes mediante un enfoque más específico, sin recurrir a un cierre total.

La ciudad había cerrado muchas comunidades residenciales en la última semana y había revisado a los ciudadanos barrio por barrio. Los funcionarios también habían dicho que la ciudad no podía entrar en un cierre total, citando el impacto en la economía nacional y global.

Sin embargo, el actual brote provocado por la variante ómicron del virus, altamente infecciosa, parece haber presionado a las autoridades locales para que sigan las medidas aplicadas en Shenzhen, un centro manufacturero del sur de China que ha sufrido recientemente un cierre, y redoblen su política de cero COVID.

Si otras tres megalópolis del país —Beijing, Guangzhou y Shenzhen— impusieran conjuntamente un bloqueo estricto, la renta real nacional se reduciría un 12%, afirma Song en un documento preliminar del que son coautores cuatro investigadores económicos publicado el 15 de marzo.

Estas estimaciones “solo captan los efectos del cierre a corto plazo”, señalan los expertos en el informe.

Shenzhen relajó las restricciones en toda la ciudad el 21 de marzo, permitiendo a las empresas reanudar su actividad tras una semana del cierre.

Según una encuesta realizada por un periódico estatal, la “guerra” de Shenzhen contra el COVID-19 ha perjudicado hasta el 93% de las pequeñas y medianas empresas locales, y muchas de ellas han sufrido trastornos en la producción, interrupciones en las cadenas de suministro y retrasos en los pedidos como consecuencia del cierre.

Interrupción de las cadenas de suministro mundiales

Mientras millones de residentes de Shanghai están confinados en sus casas, es probable que los consumidores del resto del mundo también sientan la presión, ya que se espera que las cadenas de suministro mundiales se vean aún más interrumpidas debido al cierre.

Las autoridades de la ciudad aseguraron que los principales puertos y aeropuertos podrían mantener su funcionamiento normal durante el cierre. Sin embargo, los investigadores y proveedores de logística advirtieron que se esperan retrasos en el transporte de mercancías y en los servicios de camiones.

El medio de comunicación estatal Global Times, citó a un investigador del Instituto de Transporte Marítimo Internacional de Shanghai que dijo que, aunque el puerto de la ciudad permaneció abierto, la eficiencia ha disminuido debido a las limitaciones de mano de obra y los requisitos de cuarentena. Los envíos programados para salir a Japón y Tailandia el 29 de marzo se retrasaron hasta la próxima semana, según el informe, citando a un empleado no identificado de una empresa de logística.

“Ya hay una interrupción significativa en los movimientos de camiones”, dijo Woodlands Group, una empresa británica de consultoría de la cadena de suministro, en una declaración el lunes.

Las interrupciones provienen especialmente de “las provincias vecinas, por camiones que se ven obligados a regresar cuando se dirigían al puerto de Shanghai, dejando una gran parte de la carga lista para cargar hoy sin poder ser transportada al puerto”, afirmó.

El gigante naviero danés Maersk también advirtió de la afectación del servicio de camiones en Shanghai y del posible aumento de los costes de transporte debido al cierre de la ciudad.

“El servicio de camiones dentro y fuera de Shanghai se verá gravemente afectado en un 30%”, dijo Maersk, la segunda empresa de transporte de contenedores del mundo, en un aviso a sus clientes el 28 de marzo.

Los almacenes de Maersk en Shanghai estarán cerrados hasta el 1 de abril.

“En consecuencia, habrá un plazo de entrega más largo y un posible aumento de los costes de transporte, como la tasa de desvío y la tasa de autopista”.

SEKO Logistics, una empresa estadounidense de transporte de mercancías y almacenamiento, dijo que las fábricas de la vecina provincia de Zhejiang estaban optando por trasladar la carga desde el puerto de Ningbo, al sur de Shanghai, en lugar de hacerlo desde Shanghai.

“Anticipamos: un fuerte aumento de las tarifas de transporte aéreo a partir de hoy”, dijo la empresa en su sitio web.


TheEpochTimes

Visto en: Trikooba News

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: