Shanghái dice que el brote de coronavirus está “efectivamente controlado”, pero el bloqueo durará al menos un mes más

Traducido de BreitBart por TierraPura.org

Las autoridades de Shanghái afirmaron el viernes que el brote de coronavirus de la ciudad está “bajo control efectivo” después de un mes bajo duras restricciones de cierre – pero el cierre continuará.

Mientras tanto, la ciudad creó unos 9.000 puestos permanentes de pruebas de coronavirus en un intento de “normalizar” las pruebas masivas para siempre.

“Actualmente, la situación de la prevención y el control de la epidemia en nuestra ciudad está mejorando de forma constante, y la epidemia está bajo control efectivo”, declaró el viernes el vicealcalde de Shanghai, Wu Qing.

Wu dijo que el número de infecciones está en una “continua tendencia a la baja” y afirmó que la transmisión en la comunidad ha sido “efectivamente frenada”, pero millones de residentes de Shanghai permanecerán encerrados en sus casas, y se mantendrán fuertes restricciones durante al menos otro mes.

“No podemos relajarnos, no podemos aflojar. La persistencia es la victoria”, dijo Wu.

Como informó Reuters el viernes, los habitantes de Shanghai han notado que esas restricciones “persistentes” no se están relajando de forma lógica, y la gente está descubriendo que sus puertas siguen cerradas a pesar de que se les dijo que podían salir de sus casas:

Aunque unos 2,3 millones de habitantes de Shanghai siguen en zonas de alto riesgo selladas, otros 16,67 millones están en “zonas de prevención” de menor riesgo, lo que significa que, en teoría, pueden salir de sus casas y recorrer sus comunidades.

Sin embargo, muchos residentes se han quejado de que los diferentes funcionarios de la comunidad están aplicando las normas de manera diferente, y algunas personas en las “zonas de prevención” siguen sin poder salir aunque su área no haya reportado casos positivos durante semanas.

Un gran complejo en el distrito central de Changning, en Shanghai, anunció el viernes que estaba relajando las restricciones dentro del complejo y reduciendo el número de voluntarios que ayudaban a repartir alimentos. Pero sus residentes seguían sin poder salir por sus puertas cerradas.

El diario estatal chino Global Times afirmó el jueves que el bloqueo de Shanghái se levantará “probablemente” a “finales de mayo”.

Haciendo caso omiso de los gritos de la población encarcelada de Shanghai, el Global Times describió el cierre como una “batalla decisiva y dura contra Omicron”, a pesar de que está lejos de haber terminado, según admite el propio Partido Comunista, y de que gran parte de la ciudad sigue siendo un campo de prisioneros:

Para algunos residentes de las regiones de nivel de precaución en las que no se han detectado casos positivos durante 14 días, se permite que una persona de un hogar salga a comprar artículos de primera necesidad dentro de ciertas zonas. Para evitar grandes concentraciones, algunas comunidades reforzaron las medidas preventivas. 

“Nuestra comunidad sólo nos permitió movernos libremente dentro de la comunidad y nos recordó que evitáramos las reuniones”, dijo el jueves al Global Times un residente de Shanghai de 41 años apellidado Jin, que vive en una comunidad bajo estado de precaución.

“China ganará sin duda la guerra contra el COVID-19 [coronavirus chino] con su política científica y eficaz de control de epidemias, que resistirá la prueba del tiempo, según una reunión de los máximos dirigentes celebrada el jueves”, informó el Global Times con involuntaria hilaridad.

Mientras que los medios de comunicación estatales chinos predijeron que Shanghai se recuperaría rápidamente tras el fin de los cierres, los observadores más reflexivos de dentro y fuera de la ciudad temían que se arruinara para siempre, pasando de ser un vibrante y glamuroso centro financiero a otro lúgubre campo de concentración con rascacielos.

Como señalaron estos críticos, el Partido Comunista Chino está reutilizando los eslóganes propagandísticos del genocidio de Xinjiang para asegurar el cumplimiento público de los cierres por coronavirus, con sólo cambios muy menores en la redacción: de “Acorralen a todos los que deban ser acorralados” para los campos de lavado de cerebro de Xinjiang a “Acojan a todos los que deban ser acogidos” para los campos de cuarentena de Shanghai.

Otra prueba de un cambio duradero a peor es que se han establecido más de 9.000 estaciones permanentes de pruebas de coronavirus en Shanghai. Los funcionarios de la ciudad describieron las estaciones como un esfuerzo por “normalizar” las pruebas masivas de coronavirus -y las respuestas autoritarias- como una característica permanente de la vida.

Otras ciudades chinas están creando también miles de puestos de pruebas permanentes, junto con reglamentos que exigen pruebas negativas constantes para acceder a lugares públicos. 

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: