Sudáfrica confirma la primera muerte “relacionada” con la vacuna COVID-19

Traducido de www.childrenshealthdefense.org por Tierrapura.org

El organismo regulador de la sanidad sudafricana ha confirmado hoy la muerte de una persona como consecuencia directa de haber recibido la vacuna COVID-19 de Johnson & Johnson (J&J).

Se trata de la primera muerte del país atribuida oficialmente a una vacuna COVID-19, según las autoridades.

La persona murió de síndrome de Guillain-Barré (SGB) poco después de recibir la inyección de J&J, informó Reuters.

El SGB es un raro trastorno neurológico en el que el sistema inmunitario del organismo ataca por error parte del sistema nervioso periférico, la red de nervios situada fuera del cerebro y la médula espinal.

Los síntomas del SGB pueden ir desde una leve y breve debilidad muscular hasta la parálisis, dejando al paciente sin poder respirar de forma independiente.

Según las autoridades sanitarias sudafricanas, la persona que falleció tras la vacuna de J&J desarrolló los síntomas poco después de la vacunación, lo que provocó una hospitalización prolongada, ventilación mecánica, más infecciones y la muerte, dijeron los científicos de alto nivel durante una conferencia de prensa.

“En el momento de la enfermedad no se pudo identificar ninguna otra causa del síndrome de Guillain-Barré”, dijo la profesora Hannelie Meyer, del Comité Nacional de Seguridad de la Inmunización.

Para proteger la confidencialidad de los pacientes, Meyer dijo que no se harán públicos los detalles de los pacientes, incluida la provincia donde se produjo la muerte.

En total, se han notificado 6.200 reacciones adversas a las vacunas COVID-19, según informó hoy la Autoridad Reguladora de Productos Sanitarios de Sudáfrica (SAHPRA).

Helen Rees, presidenta de la junta directiva de la SAHPRA, dijo que el país no habría visto un efecto secundario tan raro si la vacuna no se hubiera administrado a millones de personas.

“Debemos ser muy cuidadosos de mantener este evento en perspectiva”, dijo Rees. “Debemos preguntarnos cuál es el riesgo de la propia enfermedad”.

Las autoridades sudafricanas discutieron la muerte con funcionarios de la Organización Mundial de la Salud y otros reguladores, que confirmaron que era “muy, muy rara”.

Aunque la agencia sanitaria ha evaluado la muerte de 160 personas tras la vacunación contra COVID-19 en Sudáfrica, esas muertes se consideraron “casuales”.

Las estadísticas de la SAHPRA muestran que entre el 17 de mayo de 2021 y el 15 de julio de 2022 se registraron 217 muertes tras la vacunación contra COVID-19.

El SGB es un riesgo conocido de la vacuna de J&J

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), en julio de 2021, añadió una advertencia a una hoja informativa de la vacuna de J&J -fabricada por Janssen- diciendo que la inyección se había relacionado con el SGB, un trastorno autoinmune “grave pero raro”.

Según The New York Times, la probabilidad de desarrollar el SGB tras recibir la inyección de J&J era entonces entre 3 y 5 veces mayor de lo que cabría esperar en la población general de Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses afirmaron que los datos sugerían un mayor riesgo de SGB en las seis semanas siguientes a la vacunación, y reconocieron 100 casos sospechosos de SGB entre los receptores dSudáfrica confirma la primera muerte “relacionada” con la vacuna COVID-19e la inyección de J&J a través del Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, un sistema de control federal que depende de los pacientes y los proveedores de atención sanitaria para notificar los efectos adversos de las vacunas.

En una carta dirigida a la empresa, la FDA calificó de “muy bajas” las posibilidades de contraer el SGB tras la vacunación.

La FDA aconsejó a los receptores de la vacuna de J&J que buscaran atención médica si experimentaban síntomas, como debilidad o sensación de hormigueo, dificultad para caminar o dificultad con los movimientos faciales.

Según los datos más recientes de VAERS, entre el 14 de diciembre de 2020 y el 22 de julio de 2022, hubo 2.834 informes de SGB, con 1.800 casos atribuidos a Pfizer, 522 casos a Moderna y 496 casos a J&J.

De los 496 informes de SGB atribuidos a la vacuna de J&J, 11 casos resultaron en muerte.

Como informó The Defender el año pasado, una maestra de tercer grado desarrolló el SGB tres semanas después de recibir la vacuna de J&J. Stacie [se desconoce el apellido] acudió a urgencias varias veces después de recibir la vacuna porque experimentaba adormecimiento de las extremidades inferiores, pero fue enviada a casa cuando las pruebas no fueron concluyentes.

El entumecimiento siguió progresando y Stacie acabó perdiendo la capacidad de estar de pie y caminar. Entonces fue hospitalizada y se le diagnosticó SGB.

Gary Spaulding era un paisajista activo que experimentó un fuerte dolor de cabeza después de recibir la vacuna COVID de J&J, lo que le hizo acudir a urgencias.

Los médicos diagnosticaron inicialmente a Spaulding la enfermedad de Lyme. Se inició el tratamiento, pero el entumecimiento y el hormigueo en sus extremidades progresaron. Después de que los médicos iniciaran las pruebas para determinar la causa de la escalada de síntomas, Spaulding fue diagnosticado con SGB.

Los médicos creen que el sistema inmunitario de Spaulding, que estaba luchando contra la enfermedad de Lyme, fue sobreestimulado por la vacuna, lo que hizo que atacara la mielina, el aislamiento protector que rodea los nervios, incluidos los del cerebro y la médula espinal.

El tratamiento fue inmediato y consiguió detener la progresión de la enfermedad, pero no antes de que Spaulding quedara casi completamente paralizado.

La vacuna COVID-19 de J&J también está relacionada con trastornos de la coagulación de la sangre poco frecuentes pero graves.

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: