Cienciología: La Religión de los Famosos

Escrito por Félix Román Negrín Rodríguez para Periodismo Alternativo

La Cienciología es un sistema de creencias religiosas originado en los Estados Unidos durante la década de 1950. Tras arduas batallas legales la Iglesia de la Cienciología ha logrado el estatus de religión en varios países del mundo como Inglaterra, España, Italia y Estados unidos, mientras que en otros países se la considera un culto e incluso una empresa.

Sus seguidores entre quienes se cuentan celebridades de la talla de Tom Cruise y John Travolta, creen que la raza humana fue traída a la tierra por el dictador extraterrestre Xenu y, que es necesario recordar y sanar los traumas de sucesivas reencarnaciones para lograr la paz interior y finalmente la paz mundial.

En el film ex participantes de la iglesia detallan como fueron maltratados, humillados y amenazados durante su paso por la institución. Entre las acusaciones se incluye la de usar la violencia física y psicológica para evitar que los miembros abandonen el culto.

Además se revela un complejo entramado de corrupción por el cual la Cienciología logró ser considerada una religión (y por consiguiente no pagar impuesto) en los Estados Unidos.

El credo requiere que sus adeptos se sometan a una serie de sesiones terapéuticas pagas; quienes más dinero invierten en el lugar, más pronto alcanzan altos grados de “sabiduría espiritual”, la organización mueve cientos de millones de dólares en todo el mundo.

Cienciologia o Cientologia (en inglés Scientology) es un sistema de prácticas y creencias religiosas desarrollado en 1954 por al autor norteamericano L. Ron Hubbard (1911-1986). Hubbard inicialmente desarrolló un programa de ideas que llamó dianética, las que fueron propagadas por la Fundación Dianética.

La fundación pronto quedó en banca rota, y Hubbard perdió los derechos de “Dianética: la ciencia moderna de la salud mental”. En 1952. Entonces recaracterizó el asunto como religión y lo rebautizó como Cienciología, manteniendo la terminología, doctrinas, el electropsicómetro y la práctica de las auditorias. En un año recuperó los derechos de “Dianética” y retuvo ambos lemas bajo el abrigo de la iglesia de la Cienciología.

Hubbard describe la etimología de la palabra Scientology a partir de la palabra latina scio, “saber o distinguir” y la palabra griega logos, que significa “la palabra o la forma exterior por la que el pensamiento interior se expresa y se da a conocer” . Hubbard escribió “por tanto, Cienciología significa saber sobre el saber, la ciencia del conocimiento”.

Los grupos de Hubbard se han enfrentado a controversia y oposición considerables. En enero de 1951 el Consejo de Examinadores Médicos de Nueva Jersey demandó a la Fundación de Investigación de la Dienética de Hubbard bajo el cargo de enseñar medicina sin licencia. Además los seguidores de Hubbard realizaron un programa de infiltración criminal en el gobierno federal de Estados Unidos.

La Cienciología predica que los humanos son seres espirituales inmortales que han olvidado su verdadera naturaleza, su método mde rehabilitación espiritual se llama “auditación” y al hacerla, los practicantes reviven hechos o experiencias traumáticas (a menudo olvidadas) de su pasado con el objetivo de liberarse de su carga negativa o efectos limitadores y así mejorar su vida presente y futura. Este concepto tiene muchas similitudes con la idea del Karma de las religiones orientales.

Tanto los materiales de estudio como las sesiones de auditación son de pago. En Alemania se clasifica a los grupos cienciólogos como una “secta anticonstitucional”.

En Francia han sido clasificados como secta peligrosa por algunos informes parlamentarios. Aunque está considerada como religión en varios países (Inglaterra, España, Estados Unidos, Italia, Sudáfrica, Australia, Nueva Zelanda y Portugal), aunque también está considerada como empresa (Suiza), u organización sin ánimo de lucro (Noruega).

Existen varias organizaciones que aplican los principios de la Cienciología en diferentes áreas de la vida, de éstas destacan la promoción de servicios sociales como: Narconon para la rehabilitación de drogadictos, y Criminon, para la rehabilitación de presos y su posterior reinserción social con éxito.

También distribuyen el libro “El Camino a la Felicidad”: una guía de sentido común para vivir mejor”. Con 21 preceptos para guiar a las personas en las elecciones que uno se encuentra en la vida.

La Cienciología destaca como movimiento religioso moderno pero a veces se la ha tachado de secta y se le han hecho acusaciones de lavado de cerebro, estafa y abuso.

El Alma Al Diablo

Escrito por Félix Román Negrín Rodríguez para Periodismo Alternativo

Los elitistas tienen en su haber los conjuros para satisfacer sus ansias de poder y de dominio a niveles nunca vistos, con el objetivo de acabar con el enemigo acérrimo, satisfacer su sed de venganza, hacerse a una fuente de poder y riqueza, o en la premura de arrebatar un derecho divino netamente mundano, no pocos individuos y grupos están dispuestos no solo a feriar unos nombres, y delatar unos domicilios sino a venderle el alma al diablo.

Eso encarna hacerle el juego al foráneo a sabiendas de las funestas consecuencias que representa para el país en pleno, incluido el daño a los oponentes internos claro está, pero también a los que se tienen por compatriotas correligionarios.

En el mito fáustico de Johann Spies (Historia de Johan Fausten 1587) a Thomas Mann (Doctor Faustus 1947), el tentado negocia el alma a cambio de dolores de cabeza trascendentes: la eterna juventud, la sabiduría, el arte eximio o una mujer, Margarita (Gretchen en familia).

En el caso del Fausto de Goethe (1806), además es un cambalache a cambio de espectaculares viajes en el tiempo y de mágicas empatías amorosas con la radiante Helena de Esparta, ¡imagínenselo! Una mujer que se basta y sobra para encarnar juntos el símbolo de la perfección femenina y el arquetipo de la dama fatal, ni más ni menos.

Pero ni que decir tiene el polifacético Donald Trump está demasiado lejos de la finura de Mefistófeles, y el desvalorizado dólar carece de aquellos cebos encomiables. Trump a duras penas, es una especie de conjugación de Jesse James y Amarillo Slim; pistolero desaforado del Viejo Oeste con apostador sin medida.

Amarillo a propósito de los autoproclamados en boga. Y el dólar hace tiempo que dejó de apuntalarse en los lingotes del oro rebajado de las bóvedas de Fort Knox o West Point para hacerlo en argumentos de ficción y en la flota de trasatlánticos atestados de aeronaves henchidas de bombas.

Eso lleva precisamente, a que el pistolero apostador sea tan peligroso; los escenarios de duelo son hallados en los cinco continentes y que lo que se juega es la seguridad del planeta.

Un pacto con el diablo, trato con el diablo, o pacto fáustico, es un referente cultural muy extendido de la civilización occidental, en el mismo hay una presencia importante del demonio. Manifestada sobre todo en la leyenda de Fausto y la figura de Mefistoles. En el catálogo tipológico Aame Thompson pertenece a la categoría AT 756B…”Contrato con el Demonio” .

Según las creencias cristianas tradicionales sobre la brujería, el pacto quedaría establecido entre una persona y Satanás o cualquier otro demonio (o demonios): la persona ofrecería su alma a cambio de favores diabólicos muy poderosos.

Estos favores varían según el relato, pero suelen incluir la eterna juventud, el conocimiento, las riquezas, el amor o el poder. Se cree que algunas personas llevan a cabo este pacto sin exigir nada a cambio como una forma de reconocer a Satanás como su señor.

Siguiendo el discurso de las religiones monoteístas occidentales, este trato resultaría muy peligroso pues el precio de tales favores es la condenación eterna del alma.

Se trataría por tanto de cuentos moralizantes donde el condenado siempre saldría perdiendo. Por otra parte, algunos de estos relatos presentan giros cómicos donde un campesino humilde termina engañando al diablo, casi siempre con base en la letra pequeña del pacto.

Entre los más crédulos cualquier logro aparentemente sobrehumano se atribuía a un pacto con el demonio desde los numerosos Puentes del Diablo Europeos a la técnica extraordinaria del violinista Niccoló Paganini.

El pacto con Satanás ha sido también un argumento recurrente de las élites capitalistas en las persecuciones inquisitoriales, o los libelos de sangre, y probablemente hunde sus raíces en la memoria de los Sacrificios Humanos en la antigua Europa

Los inmortales que gobernaron la Tierra

Escrito por Félix Román Negrín Rodríguez para Periodismo Alternativo

Nuestro planeta el lugar donde vivimos nos sorprende cada día con acontecimientos de los más inverosímiles, que ponen en evidencia la riqueza cultural y el entramado de muchos hombres y mujeres que forjaron y habitaron esta Tierra llena de contrastes en un mundo multipolar.

La Lista de Reyes Sumerios describe cómo un grupo de seres iluminados descendieron del cielo para gobernar la Tierra, el tiempo total de su dominación: 242.100 años… ¿cómo es eso posible?

La Lista de Reyes Sumerios es una tablilla de piedra arcaica escrita en la lengua sumeria. Nos da los nombres y los períodos de reinado de los reyes de Sumer, una región que abarcó el espacio ahora ocupado por Irak meridional.

Compilado de varias tablillas de arcilla diferentes, la parte final de la Lista de Reyes contiene los nombres de los gobernantes y ciudades históricamente atestiguados pero éstos no son el foco de este artículo. A la comunidad de la historia prohibida, los primeros reyes no probados en la lista presentan mayor interés.

También conocidos como gobernantes antediluvianos, los primeros ocho reyes de la lista totalizaron un reinado de 242.100 años, en un período mítico antes de que el gran diluvio barriera la zona. Los eruditos de la corriente principal descartan la existencia de estos señores y de sus reinos imposiblemente largos, citando el hecho de que ningún descubrimiento arqueológico apoyan las afirmaciones inusuales hechas por las tablillas de piedra. Sin embargo, las palabras cuneiformes están allí.

“Después que la realeza descendió del cielo, la realeza estaba en Eridug. En Eridug Alulim se hizo rey, gobernó durante 28.800 años”.

Después de que terminó el mandato del primer rey celestial, el cetro cayó en manos de Alalngar, que gobernó durante 36.000 años. Después de él fue el turno de En-men-luana de sentarse en el trono 43.200 años. Los siguientes cinco reyes ocuparon el cargo durante largos períodos de tiempo, el más corto de los cuales duró 18.600 años.

La venida del Gran Diluvio considerada por algunos como una catástrofe mundial, puso fin al reinado de los míticos reyes. “Después de que el diluvio había arrasado y la realeza había descendido del cielo, Kish se convirtió en la sede de la realeza”.

Kish era una ciudad antigua de Sumer, hogar de la primera dinastía sumeria históricamente documentada, los reyes de esta dinastía tenían reinos más cortos que los anteriores, pero todavía se extendían mucho más allá de la expectativa de vida de un ser humano en aquellos días. El reinado más corto perteneció a Zamug, “el hijo de Barsalnuna” que permaneció en el poder durante 140 años.

Durante mucho tiempo los historiadores coincidieron en que estos plazos imposibles, eran el resultado de la ficción, sus reinados y hechos se hiperbolizaron para aumentar el significado de los antiguos sumerios a los ojos de los pueblos vecinos.

Documentando su historia extremadamente antigua, podían poner una demanda legítima para gobernar las tierras, pero la mayoría de los historiadores rechazan la existencia de los Anunnaki, los hijos de Anu.

También ellos “bajaron del cielo” para cumplir su propia agenda en la Tierra, estos seres habían dominado los viajes espaciales y aunque se dice que vinieron aquí desde el duodécimo planeta, Nibiru, su lugar de origen podría haber estado en otra parte de la galaxia.

No sabemos con certeza cómo llegó el hombre a este planeta. Quizá sea el producto de la evolución y de la selección natural, pero si los seres humanos fueron creados por alguien, hay espacio para la teoría del génesis Anunnaki que afirma que el hombre tomó su primer aliento en los laboratorios de los genetistas Anunnaki Enti y Ninmah.

Si estos seres eran capaces de manipular y transformar el Homo erectus en humanos racionales e inteligentes, es evidente que fueron capaces de prolongar sus propias vidas.

Esto podría significar que la longevidad de los reinados en la Lista de Reyes Sumerios podría interpretarse como una realidad más que como una metáfora. Por lo que sabemos estos seres celestiales podrían haber sido inmortales o al menos impermeables a factores como el envejecimiento y la enfermedad. Si ellos manejaban suficiente poder para ser considerados dioses, es lógico que fueran inmunes a los problemas que terminan con nuestras cortas vidas.

Siempre existe la posibilidad de que busquemos respuestas en los lugares equivocados, y la Lista de Reyes Sumerios es mitad fábula, mitad hecho, pero en medio de este polémico tema, hay algo muy cierto, la historia de nuestro planeta es muy extraña

¿Donde Está La Paz?

Escrito por Félix Román Negrín Rodríguez para Periodismo Alternativo

La paz tan añorada tantas veces buscada por todos los organismos, por tanta y tanta gente. Invito a una reflexión, a un viaje mental y espiritual imaginando cómo lo haría un extraterrestre de corazón puro en calidad de observador de la Tierra… ¿qué veria en nuestro mundo?

Hambre, desigualdades extremas, enfermedades, sufrimientos, necesidades, odio, venganza, violencia contra los tres reinos de la naturaleza, contra la mujer, manipulación genética, mataderos de animales, trasplantes de órganos, y muchas, muchas cosas más.

Y como telón de fondo el estruendo de los cañones de guerra, los gritos de los heridos, viudas y huérfanos, los campos de refugiados, y la desesperación de los que buscan refugio sin encontrarlo, y tantas cosas en marcha, tantas en diferentes continentes.

Y dominando el conjunto una atmósfera sucia y empobreciéndose de oxígeno a medida que se queman y talan bosques, un planeta cada vez más estéril, unas aguas contaminadas por diversos venenos químicos. Sin olvidar la contaminación general que provocan las guerras continuas y los desechos nucleares.

El observador extraterrestre se haría muchas preguntas al respecto sin salir de su asombro. ¿Pues acaso no se llaman entre sí “civilizados” los autores de semejantes tropelías?. ¿No se han predicado durante milenios las enseñanzas de Jesús el Cristo, el Príncipe de la Paz; a tal punto a la “civilización” occidental se autoproclama cristiana?.

Y el observador extraterrestre que es cristiano, y practica como tal las enseñanzas del Sermón de la Montaña, no se explica por qué esta supuesta civilización se llama “cristiana” y no otra cosa como por ejemplo apocalíptica, título que sería piensa el más apropiado.

El observador extraterrestre que procede de un planeta pacífico, donde se respetan las leyes del Creador del Universo se pregunta por el origen de todo este desastre y busca en las televisiones que ofrecen continuos informativos esperando encontrar en ellos alguna pista. ¿Y qué ve en las pantallas?.

Busca inútilmente remedios para todo eso que observa, y no halla ni uno para la armonía y la paz. Muy al contrario, ve gobernantes que hablan de paz, pero se preparan para la próxima guerra, invirtiendo ingentes cantidades de riquezas en investigación militar y armamento. Ve como todos los pueblos del planeta sufren a diario privaciones, enfermedades y necesidades.

Todo esto, piensa el visitante de otro mundo debería ser denunciado en todos los medios y en todas las esferas, pero no encuentra en ellos crítica

alguna le asombra que, lejos de eso; los responsables de la miseria y muerte de millones de sus semejantes sean aplaudidos en actos oficiales y desfiles militares, y exhibidos públicamente como si se tratara de hombres de bien en quienes confiar.

Tiene tal predicamento “ambiental” la violencia en las conciencias dormidas, que no encuentra resistencia cuando le son ofrecidos a los televidentes toda clase de noticias de guerras, y horrores en cualquier lugar del mundo y apenas sí importa que sean sus promotores alguno de esos ministros que acaban de sonreír ante las cámaras defendiendo los derechos humanos con el mayor cinismo, piensa el visitante.

Tiene tal predicamento “ambiental” la violencia en las conciencias dormidas, que no bastando con lo que ofrecen los telediarios, las pantallas se llenan de guerras de ficción, de violentos combates a muerte entre enemigos irreconciliables, entre personajes abominales que matan en nombre de la ley – dicen- y aparecen como los “buenos” aunque ignoren las leyes divinas al mismo nivel que los “malos” sus enemigos a quienes se esfuerzan en exterminar… en cambio los amantes de la paz, los que claman pacíficamente en las plazas públicas por la justicia, los que defienden a enfermos y desahuciados, a marginados sociales, o reclaman su derecho a la libertad, al pan, al trabajo, o a un planeta limpio y saludable donde también se respete la vida animal son maltratados de múltiples maneras por los que dicen defender la ley, pero actúan en contra de ella. -Piensa el visitante- “trata a los demás, como quieres que te traten a ti”, y no “hagas a nadie lo que no quieres que te hagan a ti”.

¿Es tan difícil de entender algo tan sencillo?. Se pregunta extrañado, todavía a un más increíble le resulta al observador atento la existencia de millones de personas en las llamadas “Iglesias Cristianas” pero que para su sorpresa, son indiferentes al estado del mundo en que viven. Hablan de guerras justas, apoyan y forman parte de los estamentos privilegiados de poder y fortuna, establecen jerarquías de conciencia entre personas.

Viven principescamente de sus impuestos, dividen y atan a sus seguidores por el miedo a un Infierno tan inexistente como eficaz para sus propósitos. ¿Acaso ignoran la Regla de Oro de la conciencia recta: “lo que quieras que te hagan a ti, hazlo tú primero a otros”?.

El visitante extraterrestre no sale de su asombro. ¿Dónde se halla el espíritu del amor, donde la renuncia a lo mundano, donde el espíritu igualitario y pacífico del Cristianismo¿. ¿Dónde el sentimiento de justicia que Jesús vino a explicarnos?. ¿Qué clase de locura ha tomado cuerpo en este Planeta que hasta los que dicen seguir a Cristo atúan contra los principios de su Maestro?.

Lentamente el visitante se encamina hacia su mundo altamente preocupado por el porvenir de éste. Y aunque conoce la profecía de Cristo sobre su Futuro Reino de paz en esta Tierra, tampoco ignora lo que aún tendrán que sufrir miles de millones de seres humanos antes de que esto suceda, mientras se desvanece en la atmósfera deseando que los sentimientos de paz, amor, y armonía penetren urgentemente en el corazón de la humanidad.

Por eso es que hoy más que nunca necesitamos la paz, la convivencia, el espíritu de conciencia, los valores que el ser humano tienen por definición y conciencia. La paz debe ser buscada entre todos, y en el fondo de nuestros corazones.

Atlántida: La Historia Jamás Contada

Escrito por Félix Román Negrín Rodríguez para Periodismo Alternativo

Mucho se ha hablado de este episodio de la Atlántida, y documentales afines que han relatado lo que ocurrió, lo que ha acontecido, supervivientes de este místico continente han dejado huellas por todo el planeta. La Atlántida continúa siendo en la actualidad un enorme desafío, y un misterio por descubrir.

¿Pero que sabemos con certeza sobre su historia? ¿su arquitectura y ciencia? ¿es posible precisar donde se encontraba exactamente? ¿porqué desapareció? ¿Qué tipo de civilización existía?. Se han planteado infinidad de hipótesis para demostrar la existencia de un continente que con el paso del tiempo ha llegado a convertirse en arquetipo de una civilización ideal.

La Atlántida siempre resuena ante nuestros oídos como un viaje épido hacia el descubrimiento de nuestros orígenes, su nombre continúa siendo un misterio, estímulo de nuestra imaginación.

La Atlántida siempre está a nuestro alrededor, en nuestras mentes, como sugirió el escritor inglés John Michell, no se trata de un mero recurso retórico. La presencia de numerosos restos arqueológicos y megalíticos en muchas zonas de nuestro planeta levantados con orientaciones astronómicas muy precisas supuestamente anteriores a la Edad de Piedra, sugieren que una civilización de grandes astrónomos e ingenieros precedió a la prehistoria humana.

¿Fueron erigidos por quienes sobrevivieron a un gran cataclismo, o por sus descendientes?. Pese a sus errores los psíquicos informan con frecuencia sobre sucesos a los que no tienen acceso los historiadores, ya que se apoyan en vías de información que no están limitadas por el tiempo, ni por el espacio, por otra parte el material canalizado encaja con algunas de las fuentes tradicionales relativas a la civilización Atlánte.

Helena Petrovna (1831-1892) sobre el mundo Atlante supuestamente obtenidos a partir del estudio de las tradiciones ocultistas orientales, y mediante comunicaciones con otros planos influyeron poderosamente a toda la corte de videntes posteriores.

Algunas de sus propuestas resultaban absurdas y descabelladas en su época pero un siglo después han recobrado vigor, por ejemplo la de que seres inteligentes anteriores al hombre coexistieron con los dinosaurios parece cada vez más probable a la vista de los inexplicables hallazgos de huellas y fósiles humanoides, correspondientes a aquella época en diversas zonas de nuestro planeta.

Por ejemplo el doctor C.N. Dougherty descubrió en el año 1971en el Valle de los Gigantes (Texas EE.UU.) numerosas huellas de Saurios de diversas especies, junto a otras de pies humanos de gran tamaño en el mismo estrato geológico. El mapa de la antigüedad de nuestro planeta y el esquema de la evolución humana resultan más que discutibles. Pero a medida que van aflorando fósiles humanos, cada vez de mayor antigüedad parecen ir confirmándose algunos de sus datos.

Es preciso señalar no obstante que las Razas Raíces, no se corresponden con nuestro concepto habitual de raza, ni siquiera con el de humanidad ya que la primera sólo habría existido en el plano astral. La segunda se acercaba más a los hombres actuales pero, estaba muy vinculada con el plano etéreo, y habitaba el norte de Asia y parte del Ártico. En tercer lugar estaban los habitantes de Lemuria desaparecida en el Pacífico.

La humanidad actual sería la quinta raza, mientras que la cuarta correspondería a los Atlantes, eran muy altos, estaban divididos en dos sexos y su avanzada civilización habría dado origen a las conocidas por nosotros. Sin embargo, al igual que Lemuria su sociedad fue destruida por diversos cataclismos.

Según los teósofos las razas sexta y séptima que nos seguirán serán de nuevo más etéreas. La historia de este continente perdido, sepultado bajo el mar puede ser algo más que una leyenda, en los últimos años la megalópolis que tan detalladamente describió Platón ha vuelto a ser tomada en serio por varias instituciones científicas, aunque como ocurre siempre en los hechos tan antiguos, los datos contradictorios y los ropajes de ficción hacen difícil llegar a conclusiones, para muchos expertos modernos, historiadores, y geólogos. Es posible que las narraciones sobre esta ciudad-estado o isla continente tengan una base real.

Algunos intérpretes posteriores del creador de la teoría de las ideas han querido ver solo una metáfora con respecto a este fenómeno. A lo largo de nuestra historia han aparecido numerosas hipótesis sobre la localización que tuvo la Atlántida, las causas o motivo de su desaparición, y la naturaleza de su civilización, algunas se basan en la investigación histórica y arqueológica, otras pretenden ser científicas, mientras otras son manifiestamente pseudocientíficas y esotéricas.

Otras se basan en fenómenos paranormales o la intervención de alienígenas para tratar de explicar la destrucción de las tierras atlantes y de sus construcciones, y la escasez de restos arqueológicos.

La hipótesis más aceptada hasta el momento propone que la Atlántida nunca existió físicamente, el biólogo y submarinista francés Jacques Cousteau, y el profesor J.V. Luce (sobre una tesis de K.T. Frost, publicada a principios del siglo XX) la Atlántida seria el recuerdo deformado de la civilización minoica (o cretense). Algunos consideran que esta civilización fue destruida tras la erupción del volcán de la isla Thera o Santorini alrededor de 1640 a C. esta erupción causó un tsunami que barrió las costas del Egeo, si bien; hay acuerdo en que la catástrofe dañó gravemente al imperio minoico.

No se trata de determinar si la Atlántida existe, o es solo un mito o leyenda, ni de localizarla de una vez por todas, lo que sería muy presuntuoso, pero una historia de más de 2500 años, lo que se pretende es recapitular hipótesis, examinar las fuentes de inspiración de la leyenda Actualmente no hay consenso entre los arqueólogos acerca de la vinculación entre la erupción y el fin de la civilización minoica.