Un destacado filósofo ruso ofrece sus pronósticos para 2018

Por Sputnik

El 2018 será el año de la guerra ideológica, una guerra por el surgimiento de un mundo multipolar formado por imperios tradicionales y basado en la ideología antioccidental, vaticina Alexandr Duguin, miembro del Club de Izborsk, uno de los ‘think tanks’ más influyentes de Rusia.

Este conocido filósofo, escritor y sociólogo ruso, a quien se le considera la persona que reconcilió a Rusia con Turquía en 2016, predice “un fuerte debilitamiento del proyecto globalizador mundial”.

“Vivimos en un mundo en transición, la transición de un momento unipolar a otra cosa. Todos sienten que algo anda mal, incluso a corto plazo. Nuestros éxitos en Siria son un elemento de la acción simbólica más importante. El anuncio de que Jerusalén es la capital de Israel es un movimiento brillante, que impulsa aún más la situación actual hacia un mundo multipolar que se construirá a partir de imperios. Entonces cada civilización tendrá su propio proyecto, en lugar de uno universal”, escribe Duguin.

El filósofo se proclama partidario del “proyecto tradicionalista”, que se presenta como “una sublevación frente a la modernidad”.

Analizando lo que pasó en el mundo en 2017, Duguin no alberga ninguna duda de que Europa dejará de ser un nuevo centro de la globalización.

“Para esto, el viejo continente no tiene absolutamente nada: ni potencial, ni voluntad, ni fuerza. De ahí surge una conclusión lógica: si Rusia es así de fuerte y si en Estados Unidos todo va tan mal, entonces no deberíamos pelear con Rusia, sino comerciar”, prosigue.

Para EEUU pronostica en 2018 la continuación del combate entre el mandatario Donald Trump y la ‘ciénaga’ de Washington.

Según Duguin, los siguientes tres años, EEUU estará encerrado en sí mismo. “Es poco probable que emprenda una aventura contra Corea del Norte, ya que, aunque esto favorecerá a los neoconservadores, funcionará contra los trumpistas. Trump también trata de mantener el equilibrio. Las relaciones con Rusia se deteriorarán, pero esto es bueno para nosotros. En las relaciones con EEUU todo nos conviene, excepto la guerra y la amistad”, insiste el teórico ruso.

“Lo que realmente cambia en la actualidad es la imagen del mundo en lo relativo a la política del término medio que se está llevando a cabo en Oriente Medio. Y ahí el principal factor es la alianza rusa con Turquía e Irán, que depende en gran medida de si podremos resolver el problema kurdo… si es posible sacar a los kurdos de su expectativa de obtener un Estado nacional, entonces los kurdos pueden aparecer en el eje Moscú-Teherán-Ankara. Después de todo, a largo plazo, el ‘gran territorio’ kurdo (nada de Estado) es bastante probable”, concluye Duguin.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: