Un diario privado de Einstein revela sus ideas racistas

Por Sputnik

Los diarios privados de Albert Einstein acaban de ser traducidos y publicados. El científico, que calificó el racismo como la “enfermedad de la gente blanca” y luchó por los derechos de las minorías, mantenía una doble moral, xenófoba y misógina, hacia los chinos, indios y japoneses.

Así, Zeev Rosenkranz, editor y traductor de los Diarios de Viaje de Albert Einstein, dijo que algunos de sus comentarios son “racistas” y “degradantes”. Esto contradice la fuerte imagen humanitaria que el científico se ganó a lo largo de su carrera.

Uno de los comentarios tuvo que ver con la manera de sentarse de los chinos, que Einstein observó durante sus viajes a Asia en la década de 1920. “Los chinos no se sientan sobre los bancos mientras comen. En lugar de ello se ponen en cuclillas, tal y como hacen los europeos sus necesidades”, comentó.

“Incluso los niños carecen de espíritu y tienen una apariencia obtusa. (…) Esta nación es como el ganado”, escribió Albert Einstein en sus diarios.

Al hablar de la nación en general, el físico destacó la fecundidad de los chinos y mostró preocupación por la posibilidad de que la raza china reemplazase a las demás. “Para gente como nosotros, solo imaginarlo resulta terriblemente deprimente”, dijo. No obstante, hablando de los chinos, el físico también se mostró machista, o como describió Rosenkranz, Einstein poseía “una fuerte dosis de misoginia extrema”.

“He notado la poca diferencia que hay entre hombres y mujeres. No entiendo qué clase de atracción fatal poseen estas mujeres chinas para que los hombres no sean capaces de defenderse contra la formidable bendición de la reproducción”, escribió en sus diarios, asombrado por el hecho de que las chinas puedan ser atractivas para los hombres. 

El editor de los diarios señaló que estas declaraciones sobre los chinos son chocantes cuando se comparan con la imagen de Albert Einstein, cuyas declaraciones públicas poco tienen que ver con sus opiniones personales.Pero los chinos no fueron los únicos que estuvieron en el punto de mira del físico alemán. Durante su viaje a Sri Lanka escribió que los habitantes de la capital, Colombo, “viven entre la porquería, a ras de tierra”. Explicó tal situación diciendo que ellos “hacen poco y necesitan poco”.

Einstein pareció tener mejor opinión sobre los habitantes de Japón, a quienes vio como “modestos, decentes y, en general, muy atractivos”. No obstante, allí también hubo comentarios retóricos que ponen en duda la inteligencia de los nipones.

“Las necesidades intelectuales de esta nación parecen ser más débiles que las artísticas. ¿Será una predisposición natural?”, se preguntó Einstein en su diario.

Zeev Rosenkranz relató que los comentarios que hace el científico a lo largo de sus diarios son racistas, pues describen a otros pueblos como biológicamente inferiores.

“Las anotaciones de Einstein en los diarios sobre el origen biológico de la supuesta inferioridad intelectual de los japoneses, chinos e indios definitivamente no son subestimadas y pueden considerarse racistas”, dijo.

Es importante averiguar cómo un ícono humanitario como Einstein pudo haber escrito comentarios tan xenófobos sobre los pueblos que vio, subraya Rosenkranz.

La traducción y publicación de los diarios privados del legendario físico son parte del Proyecto ‘Trabajos de Einstein’ del Instituto de Tecnología de California.

Previamente, estos diarios estaban disponibles únicamente en alemán como parte de una colección de trabajos reunidos en 15 volúmenes. Por esta razón, los representantes de la Universidad de Princeton comentaron que es la primera vez que sus diarios están al alcance de todos.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
A %d blogueros les gusta esto: