Un hombre adquiere «superpoderes» después de ser alcanzado por un rayo

Por Mundo Esotérico y Paranormal

loading...

Los superhéroes están en todas partes en estos días: programas de televisión, películas de éxito, juegos. Incluso hay versiones de superhéroes basadas en juguetes, lo que resulta en una tormenta perfecta de merchandising. Pero si bien estos héroes ficticios parecen increíbles, en realidad existen superpoderes reales entre los seres humanos cotidianos. Estos poderes son raros, pero pueden ser explotados por sus increíbles habilidades.

Entonces, podemos decir que los superpoderes son reales. Hay casos documentados de seres humanos que muestran habilidades asombrosas, como una memoria extremadamente detallada, ver el sonido como color o incluso magnetismo.

Incluso se pueden aprender algunos superpoderes: la ecolocalización, por ejemplo, es la capacidad de sentir dónde están los objetos en el espacio al detectar cómo rebota el sonido en ellos. Los murciélagos y los delfines tienen esta habilidad, al igual que los humanos. Ben Underwood aprendió la ecolocalización para jugar fútbol o al baloncesto, todo sin el uso de sus ojos. 

Las personas también pueden aprender a regular la temperatura de su cuerpo a través de un método llamado meditación tummó. Wim Hof, también conocido como “El Hombre de Hielo”, aprendió cómo escalar el monte Everest usando solo pantalones cortos y zapatos empleando técnicas de tummó para mantenerlo caliente. Y ahora tenemos a un nuevo “superhéroe” a esta selecta lista.

Desarrollando un superpoder

Se avecinaba una tormenta de aspecto siniestro cuando Kristoffer Green y su familia pararon en un centro médico de Ipswich en Queensland, Australia. Era noviembre de 2015 y la hija pequeña de Green tenía una picadura de avispa, él y su esposa querían que un médico la revisara.

“Vimos las nubes oscuras y dijimos, ‘Oh, será mejor que veamos eso’”, dijo Kristoffer, de 31 años, al medio australiano 9News.

superpoderes alcanzado rayo - Un hombre adquiere superpoderes después de ser alcanzado por un rayo

Kristoffer no pensó más en la tormenta hasta que salieron del centro médico bajo la lluvia torrencial.

“Estaba ayudando a mi mujer a llevar a mi hija al asiento trasero del coche y sostenía un paraguas”, continuó explicando el padre de dos hijos. “El paraguas tenía un mango de madera, pero la punta de mi dedo índice derecho estaba apoyada en el poste de metal en el centro.”

Kristoffer no recuerda casi nada del momento en que cayó el rayo, impactando en la parte superior de metal de su paraguas, viajando por el eje y subiendo por el dedo índice hasta el brazo.

“Fue como una luz cegadora y luego me desmayé”, recordó Kristoffer. “Mi mujer dijo que simplemente colapsé.”

Pensando rápido, la mujer de Kristoffer corrió al centro médico para pedir ayuda médica.

“Cuando me desperté en el centro médico, mi mujer estaba llorando y yo estaba completamente conmocionado”, comentó el padre australiano. “No tenía idea de dónde estaba ni qué había sucedido.”

El personal sanitario había conectado a Kristoffer a un monitor, que mostraba que su corazón latía a «un millón de kilómetros por hora”. El joven padre, que tenía 24 años en ese momento, fue llevado en ambulancia al hospital de Ipswich para una revisión antes de ser dado de alta al día siguiente. Cada año, entre cinco y diez australianos mueren a causa de los rayos. Kristoffer es uno de los pocos afortunados en sobrevivir a un rayo. Pero los efectos, tanto físicos como psicológicos, persistirían. Durante días después del impacto, Kristoffer dijo que su brazo derecho no dejaba de sentir un hormigueo. Pasó de gustarle las tormentas y disfrutar viendo los relámpagos en el cielo, a tener una aversión extrema al fenómeno meteorológico.

superpoderes ser alcanzado rayo - Un hombre adquiere superpoderes después de ser alcanzado por un rayo

Y aquí no acaba todo, ya que cuando se acercaba una tormenta, comenzaba a estresarse y a tener palpitaciones. Incluso desarrolló una especie de barómetro interno propio, que lo alertaba si se acercaba una tormenta.

“Durante algunos años después del impacto, mi brazo derecho, donde atravesó el rayo, me hormigueaba y comenzaba a dolerme antes de que se presentara una tormenta. Incluso a veces todavía lo hago. Le digo a mi mujer: ‘Se avecina una tormenta, cariño’ y, efectivamente, unas horas más tarde, llega la tormenta”, concluye Kristoffer.

Hay momentos en los que a todos nos gustaría tener superpoderes. Para la mayoría de nosotros, esto simplemente es un sueño. Sin embargo, para las personas como Kristoffer el sueño se ha hecho realidad.

¿Te gustaría tener algún superpoder como el de Kristoffer Green?

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: