Un técnico condecorado de la Fuerza Aérea de EE.UU. revela haber tenido un encuentro con un ser que no era humano

loading...

Por Mundo Esotérico y Paranormal

Es una pregunta eterna: ¿estamos solos en el universo? La Fuerza Aérea de los Estados Unidos buscó responder esa pregunta a través del análisis científico de 12.618 informes de objetos voladores no identificados (OVNI) investigados en tres proyectos sucesivos con sede en la base de la Fuerza Aérea Wright-Patterson, ubicado en el condado de Greene en el estado estadounidense de Ohio.

Estos incluyeron Project Sign (Proyecto Signo), que comenzó en diciembre de 1947 y finalizó en febrero de 1949; Project Grudge (Proyecto Rencor), una continuación reducida de Sign que finalizó en agosto de 1949; y el Project Blue Book (Proyecto Libro Azul), de marzo de 1952 a diciembre de 1969, la iteración de mayor duración de la investigación de la Fuerza Aérea sobre avistamientos de ovnis.

Y más actualmente, tenemos un verdadero tsunami de información a raíz de los videos grabados por pilotos militares estadounidenses que parecen mostrar misteriosos objetos moviéndose a velocidades imposibles y ejecutando complejas maniobras aéreas. Pero ahora tenemos una revelación que va más allá de toda lógica y racionalidad.

Encuentros inexplicables

Un piloto condecorado de la Fuerza Aérea de los EE.UU. es el último de una larga lista de personal militar en informar sobre extraños objetos voladores no identificados que aparentemente se interesan en las instalaciones de armas nucleares.

El extécnico de armas nucleares de la USAF, Adrian Reister, estuvo destinado en la Base de la Fuerza Aérea Whiteman, Missouri, entre 2003 y 2007, y tenía un amplio conocimiento de los aviones que operaban desde la base, incluido el bombardero avanzado Northrop Grumman B-2 Spirit.

Pero en al menos dos ocasiones vio un OVNI que no se parecía ni se movía como ningún tipo de avión conocido. Reister formaba parte de un equipo que mantenía armas nucleares en la base, estaba capacitado en su manejo y brindaba seguridad en las instalaciones.

Adrian Reister, extécnico de armas nucleares de la USAF

Y ahora ha descrito al medio digital Liberation Times una extraña experiencia que tuvo mientras supervisaba el movimiento de uno de los dispositivos nucleares dentro de la Base Whiteman.

“Noté una luz u orbe flotando a lo largo de la parte superior de la línea de árboles, yo pensé que era solo una estrella en ese momento, pero mientras continuaba vigilando el área, la luz/orbe se disparó por encima de las copas de los árboles y permaneció allí durante algún tiempo. Tal vez fue un satélite, pensé”, dijo Reister, recordando que estaba en un estado de alerta máxima debido al trabajo que estaba realizando.

Pero luego, justo cuando llegó un equipo de transporte para asegurar el arma, el orbe “rebotó” en el cielo, luego se desplazó a toda velocidad hacia la izquierda (norte), luego viró 90 grados hacia arriba y desapareció. Tuvo una experiencia similar en la base algún tiempo después, pero en este caso fue un único orbe brillante, que él describió como de un color blanco amarillento.

Pero esa no es la experiencia más extraña que tuvo Reister mientras estaba en la base nuclear. En el verano de 2006, mientras trabajaba en un turno de noche manteniendo una bomba de práctica ficticia, el técnico de armas nucleares se encontró con lo que él describió como un “ser sombra”.

Primero escuchó pasos, pero no el sonido familiar de uno de sus compañeros de la Fuerza Aérea con botas de combate estándar. El misterioso intruso parecía andar descalzo por la base de alta seguridad. Después de escuchar los pasos un par de veces, se levantó para investigar y tuvo un encuentro escalofriante con algo que no era del todo humano.

“Vi lo que realmente no puedo describir como otra cosa que una masa negra con la forma de una persona de casi 2 metros de altura”, recordó el piloto. “No era realmente una sombra, sino algo ligeramente borroso y que no reflejaba ninguna luz”.

La base está bien protegida en todo momento y es casi imposible que una persona no autorizada acceda a sus áreas internas de máxima seguridad sin ser detectada. Pero alguien o algo logró acercarse mucho a un área de almacenamiento de armas sin disparar ninguna alarma.

Esta semana hemos sabido que una nueva oficina en el Pentágono investigará los avistamientos de objetos voladores no identificados. La creación de la nueva oficina fue autorizada bajo la Ley de Autorización de la Defensa Nacional en diciembre, que simplemente exige atender los fenómenos aéreos no identificados.

Es esta nueva apertura lo que ha hecho que Reister sienta que puede contar su historia ahora, pero informes similares sugieren que lo que los militares llevan tiempo con encuentros inexplicables.

¿Qué se oculta realmente tras todos estos testimonios? ¿Encuentros con seres de otros mundos o algo más?

Necesitamos vuestra ayuda

La censura y desmonetización contra medios alternativos nos afecta muchísimo. Si te parece útil la información que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica

Síguenos en Telegram y entérate de todo lo que está pasando en el mundo (y alguna noticia que en la web no publicamos):  https://t.me/periodismoalternativo

Síguenos en nuestro canal de vídeos de Bitchute:   Buscando_La_Verdad

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: