Una investigadora denuncia la censura que sufrió después de que una revista científica eliminara su análisis sobre los eventos adversos a las ‘vacunas’ Covid presentados en el VAERS

Por Petr Svab, de The Epoch Times:
Jessica Rose no pidió nada de esto. Comenzó a analizar datos sobre reacciones adversas después de las vacunas COVID-19 simplemente como un ejercicio para dominar una nueva pieza de software. Pero no pudo ignorar lo que vio y decidió publicar los resultados de su análisis. Lo siguiente que supo fue que estaba en un “mundo bizarro”.

Elsevier, la compañía que publica la revista académica que publicó el artículo, retiró un artículo del que fue coautora en base a su análisis, en circunstancias que sorprendieron a sus colegas. El editor se negó a comentar sobre el asunto.

Rose recibió su doctorado en biología computacional de la Universidad Bar-Ilan en Israel. Después de terminar sus estudios postdoctorales sobre dinámica molecular de ciertas proteínas, estaba buscando un nuevo desafío. Al cambiar a un nuevo software de computación estadística, estaba buscando un conjunto de datos interesante para mejorar sus habilidades. 

Ella eligió el Sistema de Informes de Eventos Adversos de Vacunas (VAERS), una base de datos de informes de problemas de salud que ocurrieron después de una vacunación y que pueden o no haber sido causados ​​por ella.

Ella dijo que no estaba buscando nada en particular en los datos.“No entro con preguntas”, dijo.

Lo que encontró, sin embargo, fue perturbador para ella.

El VAERS existe desde 1990 para brindar una señal de advertencia temprana de que podría haber un problema con una vacuna. Cualquiera puede enviar los informes, que luego se verifican en busca de duplicados. En gran medida, los presenta el personal de atención médica, según investigaciones anteriores. Por lo general, habría alrededor de 40.000 informes al año, incluidos varios cientos de muertes.

Pero con la introducción de las ‘vacunas’ contra el COVID-19, los informes del VAERS se dispararon. Para el 7 de enero, había más de un millón de informes, incluidas más de 21.000 muertes. Otros problemas notables incluyen más de 11.000 ataques cardíacos, casi 13.000 casos de parálisis de Bell y más de 25.000 casos de miocarditis o pericarditis.

Rose encontró los datos alarmantes, solo para darse cuenta de que las autoridades e incluso algunos expertos generalmente los descartaban.

“Claramente, no hay preocupación [entre estas autoridades y expertos] por las personas que sufren eventos adversos”, dijo.

Los argumentos habituales en contra de los datos del VAERS han sido que no están verificados y no son confiables. Rose, sin embargo, considera que esos argumentos son irrelevantes: VAERS nunca tuvo la intención de brindar respuestas definitivas, sino de dar una alerta temprana y, tal como ella lo ve, está haciendo precisamente eso.

“Está emitiendo tantas señales de seguridad y están siendo todas ignoradas”, dijo.

Rose se asoció con Peter McCullough, internista, cardiólogo y epidemiólogo, para escribir un artículo sobre los informes al VAERS sobre miocarditis en jóvenes, un problema que ya se reconoce como un efecto secundario de la vacunación, aunque generalmente se describe como raro.

Hasta el 9 de julio, encontraron 559 informes al VAERS de miocarditis, 97 entre niños de 12 a 15 años. Demasiados casos para descartar la probabilidad de que las vacunas estuvieran involucradas, según los autores.

“Dentro de las 8 semanas posteriores a la oferta pública de productos contra el COVID-19 para el grupo de edad de 12 a 15 años, encontramos 19 veces el número esperado de casos de miocarditis en los voluntarios de vacunación sobre las tasas de miocarditis de fondo para este grupo de edad”, dijo en el informe.

Después de dos semanas, el 15 de octubre, el artículo desapareció del sitio web de la editorial y fue reemplazado por un aviso de «Eliminación temporal». No solo no se les dijo a los autores por qué, sino que no se les informó en absoluto, según Rose.

“No tiene precedentes a los ojos de todos mis colegas”, dijo.

Cuando le plantearon el problema al editor, primero les dijeron que retiraron el artículo porque no estaba «invitado», dijo Rose. Eso fue rechazado como irrelevante por McCullough, quien amenazó con demandar por incumplimiento de contrato. El editor luego recurrió a sus términos de uso, diciendo que tiene derecho a rechazar cualquier artículo por cualquier motivo.

Todavía no está claro por qué se sacó el artículo.

“Me disculpo, pero Elsevier no puede comentar sobre esta consulta”, dijo Jonathan Davis, oficial de comunicaciones de la editorial, en un correo electrónico a The Epoch Times.

A fines de noviembre, el documento fue reemplazado por un aviso de que «el artículo ha sido retirado a pedido del autor (es) y/o editor».

“Simplemente se siente como una extraña censura que no está realmente justificada”, dijo Rose.

Las conclusiones del artículo no son necesariamente controvertidas. Un estudio danés reciente concluyó, por ejemplo, un riesgo elevado de miocarditis para los jóvenes después de la ‘vacuna’ de Moderna contra el COVID .

Sin embargo, es común que incluso los artículos que examinan los posibles problemas con las vacunas enmarquen sus resultados de una manera que aún respalda la vacunación.“Eso es lo que tienes que decir para publicar tu trabajo en estos días”, dijo Rose. Su informe no hizo tal cosa.

“Como parte de cualquier análisis de riesgo/beneficio que deba completarse en el contexto de productos experimentales, los puntos aquí descritos deben considerarse antes de que se pueda tomar una decisión relacionada con aceptar inyecciones de 2 dosis de estos productos experimentales contra el COVID-19, especialmente en niños y de ninguna manera, se debe renunciar al consentimiento de los padres bajo ninguna circunstancia para evitar que los niños se ofrezcan voluntariamente para inyecciones con productos que no tienen seguridad o eficacia comprobadas”, decía el artículo.

El documento también llamó a las vacunas «productos biológicos inyectables», una referencia al hecho de que son distintas de todas las demás vacunas tradicionales.

Una vacuna tradicional usa «patógenos vivos o atenuados», mientras que las ‘vacunas’ contra el COVID usan «ARNm en nanopartículas de lípidos», explicó Rose. Ella dijo que las nanopartículas de lípidos incluyen «lípidos catiónicos que son altamente tóxicos». Pfizer, el fabricante de la ‘vacuna’ COVID-19 más popular en muchos países, abordó el problema diciendo que la dosis es lo suficientemente baja para garantizar “un margen de seguridad aceptable”, según la autoridad farmacéutica europea, el Comité de Medicamentos para Uso Humano.

Rose también señaló que las vacunas contra la COVID-19 no han pasado “los 10 a 15 años de pruebas de seguridad por las que siempre han tenido que pasar las vacunas… por razones obvias”.

En este punto, Rose ya no es una observadora desapasionada. Leer innumerables informes de VAERS le dio una ventana a las dificultades de aquellos que creen que las vacunas los han dañado.

“Hablo por todas esas personas”, dijo.

En el pasado, 50 informes de muertes en el VAERS incitaban a las autoridades a pisar el freno e investigar, dijo Rose. En su opinión, eso debería haber sucedido con las inyecciones contra el COVID-19 hace un año.

No solo eso no ha sucedido, sino que ni siquiera está claro qué sería suficiente para convencer a las autoridades de hacerlo.

«¿Cuál es el número de corte para el número de muertes?», se preguntó Rose.

El contraargumento es que las vacunas salvan más vidas de las que cuestan. Pero en opinión de Rose, esta lógica es defectuosa ya que las vacunas no han existido durante el tiempo suficiente y no se han estudiado lo suficiente como para saber cuántas vidas pueden costar.

Sin embargo, se sabe que el VAERS subestima los eventos adversos posteriores a la vacunación, en un factor de entre 5 y 100, según algunas estimaciones.

El envío de un informe al VAERS toma alrededor de 30 minutos y muchos médicos simplemente no tienen tiempo, dijo Rose. Algunos pueden sentir que presentar el informe puede hacer que se los etiquete como «antivacunas». Es posible que algunos simplemente no asocien el problema de salud que enfrentan con la vacunación. Es posible que algunos ni siquiera sepan que el VAERS existe.

Es poco probable que una cantidad significativa de los informes sean fraudulentos, sugirió, y señaló que es un delito federal presentar un informe falso.

Rose ahora se ha unido a las filas de médicos disidentes e investigadores escépticos sobre la línea oficial sobre las vacunas y la pandemia en general. Ella lo describió como algo que se ve obligada a hacer a pesar de los desincentivos involucrados.

“No queremos estar haciendo esto. Pero es nuestro deber. Los médicos hicieron un juramento de no hacer daño. Y los investigadores con integridad no pueden apartar la mirada de esto”, concluyó.

TheEpochTimes

Visto en: Trikooba News

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: