Víctimas del horror: En China se extraen hasta 150.000 órganos por año de víctimas de campos de concentración

Traducido de Breitbart por TierraPura.Org

Uno de los mayores expertos del mundo en la industria de la extracción forzada de órganos en China declaró el jueves ante el Congreso que el Partido Comunista podría estar “cosechando” hasta 50.000 víctimas de campos de concentración, matándolas para vender sus órganos, al año.

Ethan Gutmann -investigador principal de estudios sobre China en la Fundación Conmemorativa de las Víctimas del Comunismo y coautor de las obras de referencia sobre el tema, “Cosecha sangrienta” y “La matanza”- señaló que cada individuo sano asesinado para extraerle sus órganos podría producir dos o tres órganos, lo que significa que China estaría vendiendo hasta 150.000 órganos de estas víctimas.

Gutmann testificó junto a otros expertos -entre ellos Enver Tohti, cirujano del Turkestán Oriental que afirma haber sido obligado a extraer órganos de un preso político en 1995- en una audiencia organizada por el representante Chris Smith (republicano de Nueva Jersey), presidente de la Comisión de Derechos Humanos Tom Lantos, el jueves, titulada “Extracción forzada de órganos en China: Examinando las pruebas”.

La audiencia se celebró tras la publicación de años de pruebas de que China estaba matando a personas sanas para vender sus órganos en el mercado negro a compradores adinerados, la más reciente un estudio publicado por investigadores de la Universidad Nacional de Australia (ANU) en abril en el que se acusaba a China de “ejecución por extracción de corazón”.

En la última media década, China ha construido una red de más de 1.000 campos de concentración en el Turquestán Oriental ocupado, su región más occidental y hogar de la mayoría de los miembros de la etnia uigur, utilizándolos para torturar, adoctrinar, esclavizar, violar y matar a uigures y otros miembros de minorías religiosas y étnicas. Los funcionarios chinos no niegan la existencia de los campos, pero afirman que son “centros de formación profesional” en los que los nativos que Beijing considera atrasados aprenden habilidades comerciales para competir en la economía china moderna.

Citando entrevistas con supervivientes de los campos de concentración, Gutmann dijo en el Congreso que los testimonios indican que China examina a las víctimas de los campos de concentración para ver si sus órganos serían útiles para trasplantes y que los que pasan la prueba desaparecen abruptamente.

“Hay dos tipos de personas que abandonan los campos antes de tiempo: El primero son los jóvenes, de unos 18 años. El anuncio de que se “gradúan” suele hacerse durante el almuerzo. A veces se anima a un ligero aplauso”, explica Gutmann. “‘Graduación’ es un eufemismo para el trabajo forzado, a menudo en una fábrica del este”.

“La edad media del segundo grupo suele ser de 28 o 29 años, el estadio exacto de desarrollo físico que el establecimiento médico chino prefiere para la extracción de órganos”, continuó. Tras las pruebas médicas, señaló, los elegidos en este grupo “desaparecen en medio de la noche”. Los testimonios de los testigos de una veintena de campos son sorprendentemente consistentes: entre un 2,5% y un 5% de desapariciones anuales para el grupo de edad de 28 años.”

“Si asumimos que en cualquier momento desde 2017, hay aproximadamente un millón de uigures, kazajos, kirguises y hui en los campos, mi estimación es que entre 25.000 y 50.000 detenidos del campo están siendo cosechados cada año”, explicó Gutmann.

“Los jóvenes de 28 años de los campos de Xinjiang [Turkestán Oriental] pueden ser teóricamente cosechados por dos o tres órganos, lo que se traduce en un mínimo de 50.000 órganos o un máximo de 150.000”, concluyó además.

Tanto Gutmann como Tohti señalaron en sus testimonios que los aeropuertos chinos disponen de vías rápidas para el envío de órganos y que este fenómeno parece más destacado en los aeropuertos del Turquestán Oriental. Gutmann declaró que cree haber identificado al menos un “probable usuario final cerca de Shanghai” que conecta con un aeropuerto de Aksu, en el Turquestán Oriental: “El primer hospital de la provincia de Zhejiang”.

FILE – Falun Gong practitioners simulate organ harvesting in a mock Chinese labor camp in front of the Presidential Office in Taipei, Taiwan, April 23, 2006, in protest against China's suspected abuse and killing of Falun Gong members.
Archivo/Practicantes de Falun Gong simulan la extracción de órganos en un campo de trabajo chino simulado frente a la Oficina Presidencial en Taipei, Taiwán, el 23 de abril de 2006, en protesta por los presuntos abusos y asesinatos de miembros de Falun Gong en China. (Getty)

“Los trasplantes de hígado de First Hospital aumentaron un 90% en 2017. Los trasplantes de riñón aumentaron un 200 por ciento”, observó Gutmann.

Gutmann pidió que el mundo libre corte todos los lazos con la industria china de trasplantes y prohíba a los médicos chinos vinculados a la industria cooperar de cualquier manera con sus homólogos occidentales.

“Esta catástrofe fue creada por Beijing, pero fue continuamente habilitada por un puñado de médicos occidentales que pensaron que podían montar el dragón chino y volver a casa como si todo fuera normal”, declaró.

“No conozco los mecanismos políticos que pueden revertir eso. Pero el precedente es claro. Tenemos que abolir todo contacto occidental con la industria de trasplantes de China continental. Nada de cirujanos de trasplantes chinos en nuestras revistas médicas, nuestras universidades y nuestros congresos. Y una congelación de todas las ventas de equipos quirúrgicos, desarrollo farmacéutico y pruebas en China”.

Tohti narró su experiencia como joven cirujano en 1995, arrastrado a un lugar de ejecución y obligado a cortar rápidamente el corazón de un preso político asesinado delante de él. Se refirió al Turquestán Oriental como “un gigantesco laboratorio humano a cielo abierto” que acusó a los chinos de utilizar no solo para la extracción de órganos vivos, sino para numerosas pruebas de armas nucleares y, potencialmente, para la investigación de armas biológicas.

“El ex coronel Ken Alibek, del laboratorio del Ejército Rojo Ruso en Kazajstán, informó en su libro de que los chinos podrían haber probado armas biológicas en Xinjiang en 1980”, señaló Tohti. “Ciertamente, lo recuerdo: era el primer año de mi universidad de medicina, en el que muchos estudiantes llegaron tarde a la matrícula debido a la barricada de la peste y la fiebre tifoidea en el sur de Xinjiang”.

El testimonio de Tohti concluyó con una anécdota ominosa:

En octubre de 2017, en Taipei, después de que di una charla sobre la extracción de órganos, un taiwanés se acercó a mí y me dijo: mi hermano fue a Tianjing por su riñón, ya que estaba al tanto de la situación de Falun Gong, que pidió a su cirujano que no quiere órganos de Falun gong, su cirujano le aseguró que: ¡ahora, todos los órganos vienen de Xinjiang!

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina espiritual de la escuela Buda, que está fuertemente perseguida por el régimen comunista chino desde hace más de 20 años. Las investigaciones y testimonios indican que los órganos de los practicantes de Falun Dafa son especialmente requeridos por quienes buscan trasplantes debido a que llevan una vida saludable, y sus órganos son más sanos.

El representante Chris Smith (republicano de Nueva Jersey), que preside la Comisión de Derechos Humanos Tom Lantos, pidió un “esfuerzo concertado inmediato para detener esta práctica bárbara, no sólo en China, sino también por parte de sus facilitadores mundiales” en la audiencia del jueves.

Smith presentó el año pasado una ley para sancionar a las personas que participen en la extracción forzada de órganos o en el tráfico de órganos robados a presos políticos, denominada Ley para Detener la Extracción Forzada de Órganos de 2021. El proyecto de ley también requeriría que el Departamento de Estado y los Servicios de Salud y Humanos proporcionen informes anuales regulares sobre el tema para que los legisladores puedan saber adecuadamente a quién sancionar y qué otras medidas tomar.

loading...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: